sábado, 19 de marzo de 2011

La fotografía que me hizo reconsiderar mi posición sobre la pena de muerte

Crímenes espantosos, con rostro, con circunstancias terribles, y sin ningún atenuante. ¿Merecen los asesinos seguir con vida, aún entre rejas, bien alimentados y bien tratados?



Hasta ahora siempre he estado en contra de la pena de muerte. Y digo "hasta ahora", porque desde hace un tiempo tengo que reconocer que tengo muchas dudas sobre el tema.

No me gusta la pena de muerte. Para nada. Pero a la vez hay delitos verdaderamente espantosos (cometidos contra niños, o donde el criminal se regodea en la muerte de la víctima), en los cuales meter en la cárcel al asesino suena a injusticia contra el asesinado y sus seres queridos.


Es el caso de los criminales que asesinaron despiadadamente a este pequeño niño enfermo de 18 meses de edad:




Hay otros casos que me han impresionado por su particular espanto.

En Alemania un sujeto secuestró y violó durante dos días a un niño de nueve años, para después estrangularlo:



Hace relativamente poco me encontré con la noticia de unos fulanos en Estados Unidos que entraron en una casa, golpearon al dueño, violaron y estrangularon a su esposa, ataron a sus dos hijas, una de 11 años y otra de 17, violaron a la de 11, y finalmente prendieron fuego la casa, que produjo la muerte de las dos niñas.



Está el caso, recordado por todos, de Sandra Palo, violada, atropellada con un coche repetidas veces para matarla, y finalmente quemada viva.



Y el reciente suceso de María Esther Jiménez Villegas, asesinada con una piedra a golpes en la cabeza.




A lo anterior cabe añadir asesinos terroristas, como Urrusolo Sistiaga (16 asesinatos), Mercedes Galdós (17 asesinatos), Idoia López Riaño (23 asesinatos), De Juana (25 asesinatos) o Henri Parot (82 asesinatos).

También cabe mencionar espantosos asesinos en serie, como Rodney Alcalá (podría haber matado sádicamente hasta 130 mujeres, con especial crueldad), o John Allen Muhammad -caso que seguí en las noticias mientras se estaban produciendo los ataques- (10 asesinatos de 13 ataques contra desconocidos, además de otras víctimas anteriores, posiblemente 17).

A eso hay que añadir otros ejemplos de espantosos crímenes, como los que se están produciendo por las mafias del narcotráfico (la llamada Masacre de Tamaulipas, en la que recientemente fueron asesinadas a sangre fría 72 personas inocentes es un claro ejemplo), o las decapitaciones por los fanáticos de Al Qaeda (la más reciente que recuerdo, la de un inocente ciudadano francés).

Los ejemplos podrían seguir. Crímenes espantosos, con rostro, con circunstancias terribles, y sin ningún atenuante.

Es fácil, muy fácil, teorizar sobre lo injusto de la pena de muerte, sobre que al final lo único que queda es la venganza de la sociedad, y un largo etcétera. Pero, ¿qué opinaríamos de ser el padre, la madre, el hijo o la hija de una de esas víctimas inocentes?

Aún más, ¿merecen los asesinos seguir con vida, aún entre rejas, bien alimentados y bien tratados?

Después de meditar mucho sobre el tema, tanto sobre estos casos particulares como sobre otros crímenes particularmente aberrantes, tengo que reconocer que no he podido llegar a ninguna conclusión definitiva. Me repugna la pena de muerte. Pero me repugna, al menos lo mismo, saber que un sádico criminal vive riéndose de lo que hizo, mientras los familiares de sus víctimas se retuercen de dolor y de impotencia.

No lo tengo nada claro. Seguiré pensando en el asunto, y cuando llegue a una conclusión volveré a escribir sobre el tema.

11 comentarios:

  1. Desde una perspectiva política liberal la justicia debería ser privada y basada en el entendimiento entre el ofensor y las víctimas.

    Desde una perspectiva moral yo no veo objeción ninguna al principio mosaico de "ojo por ojo, diente por diente", que es una invitación a la moderación y a la detención de la cadena de venganzas.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, hay gente que merece morir. Yo no considero por tanto que la pena de muerte, aplicada con todas las garantías legales (eso sólo se da en Estados Unidos y en Japón, que yo sepa) vaya intrínsecamente en contra de los derechos humanos, como dicen los de AI y otros.

    Ahora bien, sí creo que hay un motivo práctico por el cual es mejor sustituir la pena de muerte por la cadena perpetua (que por muy bien que lo traten a uno en la cárcel, en cierto modo puede ser más duro que la propia pena de muerte). Y es que la justicia puede equivocarse. Cuando expresamos toda nuestra repugnancia -con razón- contra quienes han cometido esos crímenes vesánicos, aceptamos implícitamente que conocemos fuera de toda duda a los autores, y aunque habrá casos en que las pruebas parezcan abrumadoras, por definición el ser humano está sujeto a error. Y si condenamos a un inocente a muerte, no hay reparación posible. En cambio, condenar a un inocente a la cadena perpetua, siendo también una tragedia, existen más posibilidades de que, aunque tarde, pueda repararse.

    La cadena perpetua, pues, sería un compromiso razonable entre el garantismo y el carácter disuasorio que deben tener las penas. Lo que es inadmisible es el sistema jurídico español, donde cualquiera de los monstruos que hubiera cometido esos crimenes, a los veinte años seguro que está en la calle, si no antes. (No digamos si tenía 1 año y 11 meses cuando cometió el delito.)

    ResponderEliminar
  3. quería decir "17 años y 11 meses", claro

    ResponderEliminar
  4. El asunto del error humano al sentenciar a muerte a un inocente es también lo que hace que no me incline definitivamente por la pena de muerte. Pero como bien dices, hay que gente que, culpables fuera de toda duda de crímenes horribles, no merecen vivir. En fin, lo dicho, difícil situación.

    ResponderEliminar
  5. @cilantro

    Dede un punto de vista liberal si te mqatan un hijo te entiendes con el asesino, quedad en liberta y luego mata al mio yo te mato. Y dicho sea de paso otra razon por la que tu teoria es profundamente imbecvil es que crimenes y delitos contra buenas personas cuestan menos caro.

    ResponderEliminar
  6. "aplicada con todas las garantías legales"

    Ese es el problema, que ni en los EEUU, con lo garantista que es el sistema, hay garantías absolutas de que no se ejecute a un inocente. Cárceles especiales para ese tipo de delincuentes con cadena perpetua sin ninguna posibilidad de revisión (salvo la aparición de pruebas irrefutables de inocencia) sería más justo.

    ResponderEliminar
  7. @Jose Garcia Palacios

    Hay otros aspectos a prposito de la pena de muerte: los oponentes siempre consideran implicitamente (o ùmas bien ocultando el problema) unicamene em caso del aseibno unico. Y que pasa si sueltas aun asesino y vuelve a matar? No te has hecho respnosable de esa muerte? Ahora supongamos que haces como cirtops estados de EEUU: una cadena perpetia no revisable por buena conducta (recordemos que la bena conducta signifioca ser docil con los guardioanes y que ello no significa que se deje de ser peligroso por ejmplo hcia los nińos) y tiene un terrorista adoctronando otros detenidos los cuales al salir pondran bombnas o como minimo ayudaran y alojran a los que las ponen. Puedes desntenderte del problema y en nombre de un humanitarismo barato no tenerlo aislaod de por vida? Y oputra problema es quid de los guerdianes? Es relativamente facil guardar los condeandos a muerte potrque por lo comun solo transcurren unas horas entre la denegacion de gracia y la ejecuicion por lo cual solo hay uno o dos reos que no teiene que perder, bno hace falta sacarlos a pasear o demas actividades que exidgen contactos entre reo y guardian yu ademas este solo tiene que estar alerta por unas cuantas hiras, dias a lo sulo. Pero y si hay un "stock" de decenas de detenidos que no tienen nada que perder porque estan condenados y cadena perpetua y no hay nada mas despues de esto a los que hay que sacar a pasear y con los que los guardianes no pueden permitirse undescuido durante _decadas?

    Porque es muy guay eso de estar contra la pena de muerte pero si el aseino vuelve a matar eres responsable de ello.

    ResponderEliminar
  8. @Jahd

    Estoy de acuierdo que es quizas la solucion menos mala. Pero, te alistarias de guardian? Pues eso.

    ResponderEliminar
  9. Esta es una version corregida del post 7 sin los numerosos "typos"

    Hay otros aspectos a proposito de la pena de muerte: los oponentes siempre consideran implicitamente (o mas bien ocultando el problema) unicamente el caso del asesino unico. Y que pasa si sueltas a un asesino y vuelve a matar? No te has hecho respnosable de esa muerte? Ahora supongamos que haces como ciertos estados de EEUU: una cadena perpetua no revisable por buena conducta (recordemos que la bena conducta significa ser docil con los guardioanes y que ello no significa que se deje de ser peligroso por ejemplo hacia los nińos) y tienes un terrorista adoctrinando otros detenidos los cuales al salir pondran bombnas o como minimo ayudaran y alojaran a los que las ponen. Puedes desntenderte del problema y en nombre de un humanitarismo barato no tenerlo aislado de por vida? Y otro problema es: quid de los guerdianes? Es relativamente facil guardar los condenados a muerte porque por lo comun solo transcurren unas horas entre la denegacion de gracia y la ejecuicion por lo cual solo hay uno o dos reos que no tienen nada que perder, y no hace falta sacarlos a pasear o demas actividades que exigen contactos entre reo y guardian. Ademas este solo tiene que estar alerta por unas cuantas horas, dias a lo sumo. Pero y si hay un "stock" de decenas de detenidos que al estar ya condenados a cadena perpetua (y no haber pena de muerte) no tienen nada que perder, a los que hay que sacar a pasear y con los que los guardianes no pueden permitirse un descuido y eso durante _decadas!

    Porque es muy guay eso de estar contra la pena de muerte pero si el asesino vuelve a matar eres responsable de ello.

    ResponderEliminar
  10. Disculpa, JFM, pero es que el sistema de castigo de Estados Unidos, con no ser perfecto, está a años luz del de España, incluso en los estados donde no hay pena de muerte. En España un fulano sale, como bien dices, por buena conducta y demás en un máximo de 15 ó 20 años (como mucho, porque me temo que no pase demasiado de los 10 años) si ha cometido un solo asesinato, por muy brutal que hubiera sido; en Estados Unidos no sale por lo menos hasta los 40 años... si es que sale.

    Sobre la responsabilidad de la pena de muerte, (cadena perpetua sin revisión, cadena perpetua revisable a los 20, 30 ó x años, un máximo de 20, 30, 40 años o los que sea), hay que dejar claro que esa responsabilidad la deberían asumir los ciudadanos en las urnas; cosa que, hablando de España, ni sucede ni va a suceder; y es que en España la ciudadanía estoy convencido que está mayoritariamente (muy mayoritariamente) por la cadena perpetua sin revisión, pero la clase política (PP incluido) no quieren ni mentarlo.

    En esas circunstancias lo único que podemos hacer, al menos yo, es plantear aquí en mi blog cuestionamientos personales, y poco más, desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  11. @Garcia Palcios

    Estoy de acuerdo sobre el sistema de Espańa (y el de cualquier pais sin pena de muerte ni cadena perpetua de verdad): hay criminales (como el belga Marc Dutroux que lo hacia por dinero) que no deben salir de la carcel ni en diez, ni en cien, ni en mil. Deben salir con os pies por delante. Que hayan sido ejecutados o muertos de viejos es relativamente segundario: esos paises in cadena perpetua (o con falsas cadenas perpetuas) tienen pena de muerte pero para las victimas de los criminales liberados.

    Por lo demas hé diho repetidamente que en Espańa hay elecciones pero que el sistema electoral hace que no haya democracia (poder del pueblo)

    ResponderEliminar