jueves, 7 de diciembre de 2006

Ay, Del Olmo, ay

No se puede afirmar que sea GAL, segunda parte. Por ahora es solamente una negra trama donde nadie sabe donde termina la diferencia entre algunos policías y los delincuentes. Asco, mucho asco.

Ahora bien, es sumamente grave lo que dice un artículo de Libertad Digital, en el sentido de que el delito de "revelación de secretos" no está condenado a penas privativas de libertad, y por lo tanto sería muy condenable que los agentes imputados hayan pasado ya seis días en los calabozos de la policía, y ahora hayan sido enviados a la cárcel por Del Olmo; por un delito que, repito, según LD no está condenado a la cárcel.

Si ello es así, ¿qué pretende Del Olmo? ¿Tiene razón Pedro J. cuando dice que lo que quiere este juez es simplemente meter el miedo en el cuerpo a los policías para que no hablen con "El Mundo" respecto al 11-M? No parece que sea muy descabellado.

En cualquier caso todo apunta a que este asunto es similar al del ácido bórico, ya que aquí también los inocentes que hablan son tratados como los delincuentes que actúan. Bueno, similar pero mucho más grave, porque aquí hay encarcelados.

Me reservo un mayor análisis para el futuro, cuando se produzcan las reacciones de los defensores de estos policías encarcelados por hablar con "El Mundo", y se vea que rumbo toman las investigaciones. Pero por ahora quiero decir que este caso no me gusta nada, y que tiene un olor muy extraño, algo así como a jugada política desde la toma de decisión de un juez. Algo que, dicho sea de paso, cada vez va resultando más común en la España de hoy, por desgracia.

4 comentarios:

  1. Pudiera ser delito dependiendo de lo que revele. En principio me parece encomiable la revelación a la prensa de semejante trama delictiva policial. Revelar un posible delito policial sería intachable, siempre y cuando no se den ciertas circunstancias, como por ejemplo que revelara datos del sumario judicial declarado secreto por le juez a los que tuviera acceso por su trabajo.


    Código penal.
    Artículo 417.

    1. La autoridad o funcionario público que revelare secretos o informaciones
    de los que tenga conocimiento por razón de su oficio o cargo y que no deban
    ser divulgados, incurrirá en la pena de multa de doce a dieciocho meses e
    inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de uno a tres
    años.
    Si de la revelación a que se refiere el párrafo anterior resultara grave
    daño para la causa pública o para tercero, la pena será de prisión de uno a
    tres años, e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo
    de tres a cinco años.
    2. Si se tratara de secretos de un particular, las penas serán las de
    prisión de dos a cuatro años, multa de doce a dieciocho meses, y suspensión
    de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.

    ResponderEliminar
  2. Se les acusa de varios delitos.


    Y si suena fatal, sobre todo cuando el periodista afirma que jugara con la fecha de publicación de la noticia según intereses políticos.
    Esta claro, por tanto, que El Mundo trata de hacer política con 192 muertos. ¿No es vergonzoso?

    Así que ¿como creenos el resto de la noticia? ha quedado claro que El Mundo no se mueve por intereses periodisticos, ni mucho menos por desvelar la verdad, sino por intereses políticos.

    Por tanto, lo único claro, es que Pedro Jota es un miserable.

    ResponderEliminar
  3. Discrepo totalmente. Decidir si una noticia debe salir en domingo o en lunes me parece correcto. ¿Hacer política? Y hacer información también. La realidad es que el delito de tráfico de explosivos parece existir según el sumario. ¿Realmente nos habríamos enterado si no se publica?. Tengo mis dudas. ¿Tengo derecho a que me informen? Sin duda.

    Por el momento sabemos que hubo chivatazo a ETA gracias a El Mundo. También que el skoda es prueba falsa, y lo mismo de la mochila de vallecas. La prensa tiene su valor en la democracia. Y que uno de sus móviles sea ganar dinero me parece correcto. Y que tenga tendencias políticas es inevitable.

    Por el momento está claro:
    Tres policías de la Comisaría de Puente Vallecas han sido condendos por la detención ilegal de dos miembros del Partido Popular, falsedad en documento y coacciones.
    Dos policías de la misma comisaría están ahora imputados por tráfico de explosivos.
    En la misma comisaría apareció por arte de magia la falsa prueba del 11M llamada "mochila de vallecas", con denuncias desde la propia policía de ruptura de la cadena de custodia.

    Que cada cual, dentro de su criterio y ética, valore esos tres hechos en una misma comisaría.

    ResponderEliminar
  4. Si decir si sale el domingo o el lunes no es hacer política, ¿pensarías lo mismo si decidieran no sacar la noticia? a que no.
    Pues como no podemos fiarnos de su ética, no podemos saber que noticias tienen pero no quieren dar.

    Y gracias a El Mundo sabemos que había una tarjeta de visita del Grupo Mondragón y que el ácido bórico es un componente esencial en la fabricación de explosivos.

    ResponderEliminar