viernes, 8 de diciembre de 2006

Reforma constitucional

El PP, en una noticia ya comentada, dice que si llega al poder propondrá reformar la Constitución para:

1. Fijar un núcleo de competencias exclusivas, intransferibles e irrenunciables del Estado en política exterior, defensa y seguridad.

2. Incrementar hasta dos tercios la mayoría necesaria en los parlamentos autonómicos para renovar los Estatutos.

3. Elevar la mayoría para aprobar las normas reguladoras del Tribunal Constitucional y el CGPJ.

Suena bien, porque eso daría mucha más estabilidad al sistema español, que ahora mismo depende mucho (demasiado como se está viendo) de las mayorías circunstanciales.

A esto se añade un interesante punto en un comentario en este blog:

5. Recuperar las competencias en educación.

Y es que el comentarista lo argumenta así: Lo creais o no, la expansión del nacionalismo es debida a ese hecho. Unas escuelas como las de Cataluña donde se enseña una visión sesgada de la histroia y donde el castellano, lengua vehicular, está siendo relegada a un segundo plano; y esas Ikastolas donde no se hace otra cosa que generar odio desde el primer año de vida de los niños. Totalmente de acuerdo.

Lo que no comparto es la materia de urbanismo. Lo que hay es perseguir el delito, con una verdadera separación de la política y la justicia. Por lo demás yo diría que hay que profundizar en darles mayores competencias a los ayuntamientos en detrimento del poder central y de las autonomías (cosa que, curiosamente, éstas no quieren), porque es el gobierno más cercano a los ciudadanos.

Y para finalizar creo que habría que añadir un punto más:

6. Dejar en manos del poder central la totalidad de las competencias sobre el agua.

Porque es lamentable ver como las comunidades se tiran los trastos a la cabeza por la cuestión de los trasvases (información aqui, aquí y aquí). Veo necesario que sea el Estado quien decida un bien que no es privativo de ninguna comunidad, sino que debe ser administrado para el bien de todos, particularmente, como es obvio, para los más necesitados.

Lo que está claro es que o se toman medidas para que las autonomías no tengan más poder del que deben tener, o más tarde o más temprano estamos abocados en España a un serio enfrentamiento entre autonomías que derivará en indeseables consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario