miércoles, 6 de diciembre de 2006

Diálogo Gobierno-ETA, la ceremonia de la confusión

Es interesante leer la cadena de comentarios en el post La ficción de ETA, escrito por Egocrata en su blog. En cuanto se intenta hacer algún de tipo de debate razonable (que es lo que se ve en esos comentarios) se descubre que nadie sabe muy bien que es lo que está pasando en realidad.

Mesa de partidos (negociación política), autodeterminación (soberanía vasca) y territorialidad (Navarra) son los ejes centrales de las reivindicaciones nacionalistas de ETA y su filial política, ETA. Pero, aunque están presente en todo el debate, a ciencia cierta no se sabe qué va a pasar, cómo se va a llevar a la práctica.

¿De qué estoy hablando? De que se puede sentir en todo el debate del blog de Egocrata en particular, pero como ejemplo de todo este asunto en general, una nube de negociación que lo llena de todo, pero de lo que no hay nada en concreto (salvo las cesiones de Zapatero a ETA, conocidas de sobra).

Estamos hablando, por lo tanto, de una gran ceremonia de la confusión de Zapatero, que oculta la realidad de lo que está pasando, y que solo traslada a la sociedad lo que no le queda más remedio que se sepa, pero revistiéndolo de un manto de confusión.

Qué es lo que Zapatero está negociando con los terroristas, en realidad no lo sabemos a ciencia cierta, aunque lo suponemos con bastante seguridad. Mientras llega esa hora de saber toda la verdad (que la sabremos), vivimos en una permanente ceremonia de la confusión, donde hasta las palabras pueden dejar de significar la misma cosa para los que debaten. Es al punto que nos lleva la tan por mí rechaza ambigüedad calculada, en general en muchos políticos, pero muy en particular en el caso presente en Zapatero. Y es que este hombre dice cosas que pueden significar algo y exactamente lo contrario. Y así no hay manera.

Lo que yo le pediría a Zapatero y su gente es que dejen esa miserable ambigüedad calculada y sean claros, totalmente claros. Sí, lo sé, es mucho pedir; es demasiado pedir cuando lo que se quiere es precisamente ocultar la realidad de lo que está pasando. Por eso, mientras llega la hora de conocer esa oscura realidad, seguiremos condenados a vivir en esta permanente ceremonia de la confusión.

3 comentarios:

  1. Y si resulta que la realidad es confusa, incluso para ETA (que no sabe si todos sus miembros obedecen), Zapatero, el CESID, Rajoy, el Rey y el PNV? Hablas como si resolver el problema de ETA fuera como jugar al minigolf...

    ResponderEliminar
  2. "Y si resulta que la realidad es confusa, "

    Jajajajajajajajajajajajajajaja.

    Para ti es absolutamente confusa. La realidad es vista como confusa desde planteamientos erróneos, cosa ampliamente conocida en todos los ámbitos de estidio. Y los tuyos no lo pueden ser más. Para los demás es clarísima, Zapatero quiere sacar del sistema político a la derecha y usa a toda la basura del espectro político para lograrlo. La ETA es un paso más.

    La ETA os mola a los progres, parece mentira que no lo sepas todavía ¿no has oído a Llamazares? dice que no hay que criticar a NINGÚN gobierno de izquierdas de Sudamérica. Es comunista y está dando apoyo a zETAp. Simplemente a él se le nota más el destrozo mental que le produce la ideología.

    Ser de izquierdas vuelve a la gente tontaina. Lo digo por tu bien, para que medites.

    ResponderEliminar
  3. El problema, Egocrata, es que la realidad es confusa porque el Gobierno que padece España oculta a los españoles lo que no le conviene. No nos merecemos un Gobierno que nos mienta; aunque bien mirado puede que sí. Un saludo.

    ResponderEliminar