domingo, 3 de diciembre de 2006

Que no se confíe Rajoy

Dicen que en la calle Génova están que saltan de alegría con los resultados de las últimas encuestas que dan prácticamente un empate en intención de voto entre el PP y el PSOE.

Evidentemente es una buena noticia para el Partido Popular y para todos los que deseamos que Zapatero y el PSOE salgan de La Moncloa. Pero tampoco creo que sea como para lanzar las campanas al vuelo, al menos por ahora.

Y es que hay que recordar que Mariano Rajoy jamás será Presidente de Gobierno si los diputados de PSOE, IU, ERC, PNV, EA, BNG y Na-Bai suman más de la mayoría del Congreso. Vamos, jamás de los jamases. Y es que hoy por hoy el PP tiene para pactar como mucho a CiU y a CC, y dependiendo de las condiciones del momento.

Porque podría ocurrir que el Partido Popular fuera el partido con mayor número de escaños en el Congreso, y aún así, con un acuerdo entre nacionalistas de distinto pelaje, comunistas y socialistas, Zapatero volviera a sacar adelante la investidura. Cosas del lamentable sistema parlamentario español.

Así que, señor Rajoy y señores del PP, no empiecen a vender la piel del oso antes de cazarlo, que hasta el rabo todo es toro.

4 comentarios:

  1. Lo peor es que despues de lo que ocurrió en las elecciones de 1996 parece no aprenden. Estas euforias son la ruina.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué es lamentable el sistema parlamentario?

    Por lo visto, porque no ganan quien quieres que gane.

    El sistema electoral es el que hay, y mejor que lamentarse del mismo es evitar que el PP no puede llegar a ningun acuerdo con otros partidos, preguntarse por que la intrasigencia de Aznar en su último mandato hizo que el PP se quedase sin socios... porque el brutal ataque que sufre el nacionalismo hace que este tenga más votos.

    CiU, ERC y tantos otros deben buena parte de sus votos al PP.

    ResponderEliminar
  3. El sistema parlamentario no es lamentable. Es este sitema parlamentario el lamentable, ya que impide a lo electores pedir cuentas a los elegidos, entre otras cosas, porque no los eligen.

    El sistema electoral que permita tachar de las listas que configuran los partidos a aquellos a quienes no quieres elegir, comnenzará el inicio del principio de las bases para que el sistema parlamentario deje de ser lamentable.

    ResponderEliminar
  4. Es falso que el ataque al nacionalisme le de votos a los nacionalistas. La realidad es la contraria, cuanto más se pacta con ellos más poder obtienen y por puro clientelismo más votos.

    Es lógico que los poderes locales busquen ampliar su poder, hasta convertirse en nuevos caciques. A cada ocasión posible hay que restarles poder. En un mundo cada vez más liberalizado esto es un disparate que solo sirve para engordar el intervencionismo del estado en la economía y en toda la sociedad.

    ResponderEliminar