miércoles, 6 de diciembre de 2006

Jorge Valín, Daniel Rodríguez, Somalia y yo

Daniel Rodríguez escribe un comentario mostrando su desacuerdo con mi texto A Jorge Valín le gusta Somalia.

A Daniel mi texto le parece "demagógico a más no poder" básicamente por dos razones.

La primera, porque el artículo data del año 2000. Es cierto; me fijé en la fecha de publicación en el blog de Jorge Valín del artículo en cuestión, que fue a principios de este mismo año, y no en la fecha original del texto.

Pero, ¿eso cambia sustancialmente la situación? No lo creo. El escritor del texto, recordemos, ahora sí, "publicado en Amsterdam el 24 de abril del año 2000" viene a resumir su tesis en estas palabras:

Han pasado casi diez años desde que los somalíes cambiaron su sistema político. La paz se ha establecido en la mayor parte del país y la prosperidad crece lenta pero firmemente.

Bueno, eso no concuerda mucho con los datos que se pueden encontrar:

En 1992 Estados Unidos envió tropas para asistir con la repartición de alimentos, ayudando a socorrer a una población que pasaba por una hambruna. dice el artículo de Wilkipedia.

Por otra parte, la ablación en el 98% de las mujeres (¡98%!) supongo que se mantuvo en los diez años que nos habla el artículo. Y supongo que la violencia del hombre hacia la mujer y la subordinación de la mujer al hombre, también.

¿Acaso en esos diez años no pudieron cambiar las cosas? Por supuesto que sí, pero no cambiaron. El hombre siguió abusando de la mujer, lo que nos lleva a otro punto (tema para otro texto) de quién protege en un estado liberal puro (anarcocapitalista) al débil del abuso del poderoso.

Puede que mi artículo le parezca a Daniel Rodríguez demagógico también porque "Criticarlo por cosas que ya sucedían antes de que se iniciara el periodo de anarquía resulta falaz", pero a mí lo falaz me parece precisamente eso, y además totalmente simplista. ¿Acaso el sistema "ancap" que defiende el artículo copiado por Valín no queda totalmente contaminado de origen por las depravaciones "culturales" de cualquier sitio donde se ponga en práctica, ya que no tiene poder para hacer respetar los derechos a la libertad que tanto proclama? Para mí es así, y el caso de Somalia es un claro ejemplo. A cambio de la supuesta "prosperidad" que dice el escritor, Somalia era (y sigue siendo) un país donde la mujer era un cero a la izquierda, sin ningún tipo de libertad. ¿De qué estamos hablando? ¿De un "paraíso liberar ancap" para la economía, pero un infierno para los derechos humanos?

¡Por favor! El caso somalí como defensa de ejemplo para el anarcocapitalismo nos lleva a límites difíciles de imaginar. Es simplemente intentar buscar un ejemplo en el mundo donde no lo hay, sino simplemente teorías que, de llevarse a la práctica, nos enfrentarían con un verdadero desastre (tema para otro texto, lo sé).

En cualquier caso, mirar a Somalia y ponerla como ejemplo de cualquier cosa que se intente que sea medianamente defendible me parece, como poco, totalmente absurdo. Y es el más claro ejemplo de los límites que traspasan algunos en la defensa de teorías totalmente indefendibles desde la práctica.

4 comentarios:

  1. Que se vaya de Red Liberal este liberticida: voto (anónimo, que soy un cobarde) a favor.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, yo prefiero que tengan este tipo de discrepancias. Gana la libertad de expresión y Red Liberal. Prefiero esto antes que a un monton de borregos diciendo lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Yo desde mi blog REFLEXIONES IRACUNDAS no puedo menos que apoyar la opinión aquí mostrada. Lo de Somalia es la muestra tangible de lo nulo que resultan los ancaps a la hora de defender la verdadera libertad del hombre: que es una libertad que necesariamente pasa por lo cultural, lo político.

    El comentario del señor anónimo es, de nuevo, una muestra tangible del fanatismo que inspiran las ideas del ancapismo en determinadas mentes impúberes. Hay ya quien piensa que redLIBERAL es redANARQUÍA y que diferir de los anarquistas, en la red liberal, debería equivaler a la expulsión. ¿Y luego se extrañan de que haya "policía minarquista"? No puede ser que aquí se transmita el mensaje, por muy promocionado y sponsorizado que esté, de que el verdadero liberalismo es... ¡el anarquismo!

    Somalia es un desastre islámico. Que sea inspirador para los ancaps nos ayuda, como dije, a detectar fácilmente que sus ideas son una patata desde su misma base. Ellos intentan marear la perdiz fabulando y escribiendo y escribiendo palabrería sobre dos o tres falacias pensando que por dichas perpetuas referencias el edificio es intocable . Lo que les ocurre es que ellos hacen ese edificio sin pensar en el habitante: igualito que los marxistas.

    Menos lobos, anarquistas.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  4. Mi modesta opinión es que básicamente el anarcocapitalismo es a la política lo que McDonals a los restaurantes más convencionales y tradicionales, es decir algo de peor calidad pero que se le ha metido mucha publicidad y marketing.

    Es una ideología moderna poco más de cincuenta años y popularizada por algunos académicos y think tanks básicamente en Estados Unidos que mezcla conceptos de la economía austríaca y del anarquismo individualista (que era anticapitalista por cierto). Es totalmente idealista y sus partidarios no se dan cuenta que lo que piensen sobre el papel, no tendría que tender sentido en un mundo real. Por ejemplo, sobre el papel los teóricos liberales alaban la libertad de comercio y consideran que los capitalistas mueven la economía. _Pero_ el problema es que en el mundo real los capitalistas son los menos interesados en que haya libertad de comercio. Y es que una cosa es el liberalismo teórico de los autores y otra el capitalismo práctico de las personas. Mientras los liberales aclaman la libertad de comercio en sus escritos teóricos, los capitalistas están deseando poner trabas a la entrada de competidores para así tener ellos más mercado y por tanto beneficios. Hacen cárteles, contactan con políticos para que hagan leyes para protegerles, etc. Cosas que no comulgan mucho con el libre comercio.

    Creo que el anarcocapitalismo no tiene bases sociales a las que dirigirse, pues realmente no interesa a nadie. Ni interesa a los trabajadores, ni interesa a los grandes capitalistas. Y las clases medias están contentas con el Estado de la economía de mercado intervenida por el Estado actual. No pasa de una mera curiosidad académica (en Estados Unidos por su contexto, en otros sitios esto no creo que nunca que se podría haber tomado en serio a un nivel académico).

    Cuando los anarcocapitalistas ponen algún "ejemplo práctico" de algo que se podría parecer algo a su sociedad capitalista sin gobierno, recurren a sociedades *pre-capitalistas* como la Islandia medieval o a lugares dominados por caciques feudales o señores de la guerra como Somalia.

    En mi opinión estos anarcocapitalistas son usados por la derecha tradicional como meros arietes políticos. Lanzo la hipótesis de que la gente interesada en anarcocapitalismo son o bien jovenes universitarios que analizan el mundo desde una perspectiva ideal y no real por su juventud o bien señores en puestos ecomómicos avanzados y que tienen control de medios de la derecha tradicional que ven que esta ideología es buena para atraer a su causa a personas jóvenes por lo refrescante que puede ser en algunos aspectos en comparación con la derecha trdicional (concretamente los temas de liberades sociales, como drogas, sexo, etc.). Naturalmente esas personas cuando se hagan mayores ya no serán anarcocapitalistas pero el trabajo de atraerlos de jóvenes hacia la derecha y evitar que se interesasen por movimientos cooperativistas como yo que sé, del tipo a lo que hay en Emilia Romaña, o izquierdistas libertarios ya habría hecho efecto. Y eso a los que están arriba en la cúpula económica de la derecha tradicional les interesa mucho porque es una forma de perpetuar su estatus.

    ResponderEliminar