viernes, 1 de diciembre de 2006

¿Esperan al enfrentamiento civil en Cataluña?

Las cosas están feas en Cataluña, muy feas. Hay unos señores, los defensores del catalán que al parecer pueden hacer lo que les dé la gana. Y hay otros, los defensores del español, que también al parecer tienen que soportar todos los abusos de los primeros.

Me estoy refiriendo a la noticia de que dos independentistas agredieron duramente al presidente de la plataforma Convivencia Cívica Catalana cuando éste recogía firmas en favor de que la enseñanza en Cataluña sea en catalán y en español.

Dos cosas me llaman la atención de la noticia. La primera la agresión en sí. ¿A qué punto de está llegando en Cataluña cuando no se pueden defender determinadas ideas sin ser atacado, no ya verbalmente (lo que ya es un verdadero abuso) sino también físicamente? Es evidente que la libertad no es que esté en peligro, es que es muy cuestionable que exista.

La segunda cosa que me llama la atención es la inacción de las fuerzas del orden catalanas. Se supone que esas fuerzas del orden, en cualquier sitio civlizado, están para proteger al más débil de la agresión del más fuerte. Pero en Cataluña no es así, sino que simplemente se dan la vuelta y no hacen nada.

Y lo peor es que el caso no es la primera vez que ocurre. Anteriormente hubo ya agresiones verbales contra este mismo colectivo, y la guardia urbana, en vez de parar a los que los increpaban duramente, optó por prohibiles a ellos que recogieran firmas. Verdaderamente alucinante. Que sea la libertad la perseguida en vez de perseguir a los que atacan esa libertad.

No vivo en Cataluña, y es posible que exagere, pero me pregunto cuanto tiempo aguantarán este tipo de cosas los defensores del español. Me pregunto si no llegará un momento en que se cansen de ser agradedidos y pasen a agredir también. En Cataluña se está corriendo el riesgo de que, ante la ausencia de defensa por parte de las autoridades, se pase a ejercer la defensa propia. Y tal vez, lo que sería mucho peor, que ante la ausencia de la jsticia, se de paso a la venganza. Y de ahí a un enfrentamiento civil hay solamente un paso.

Mucho me temo que las autoridades catalanas están jugando con fuego con esto de permitir estos abusos por parte de los defensores del catalán. Y los que se pueden quemar son los integrantes de la sociedad civil. Ojalá pongan los medios para que lo anteior no ocurra, haciendo que se respete en todos los ámbitos la libertad decada cual.

4 comentarios:

  1. Una buena guerrita. Eso es lo que os gustaria a los de tu calaña.

    ResponderEliminar
  2. "Una buena guerrita. Eso es lo que os gustaria a los de tu calaña."

    Hombre no sé lo que los de su calaña quieren, pero de los de la tuya seguro que le gusta la persecución estilo nazi que se lleva a cabo. Seguro que los de tu calaña vestirían encantados uniformes grises.

    No sé, de todas formas, dime dónde queda tu calaña.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, si te atacan y la autoridad competente no te defiende... ¡qué quieres que te diga!

    Contra el nazismo y la mafia no se puede responder con besitos y abrazos. Porque estos son muy valientes cuando saben que no les van a responder y q van a salir de rositas, pero el día que vayan a agredir y salgan calentitos... ya verás cómo se lo piensan para la próxima vez.

    Es duro y feo decirlo, pero estaría bien que sucediera un día, así lo pienso. Aquí quien agrede a los no nazionalistas tiene barra libre, nunca pasa nada, y encima es amparado por la clase y políticos nazionalistas, que incluso mandan a sus cachorros a agredir a los que no piensan como ellos.

    España cada vez se parece más a Venezuela.

    ResponderEliminar
  4. Yo he estado viviendo un año y medio en barcelona por motivos de trabajo y estoy en disposición de afirmar que la falta de libertad de expresión (hacia lo no nacionalista) es real.. y evidente.
    Las personas que invocan el fascismo de épocas pasadas como contramedida a la situación actual, dejan constancia de que imponer las ideas nacionalistas de forma fascista es legal/normal/lo que toca... vamos, que lo ven perfecto.

    ResponderEliminar