martes, 5 de diciembre de 2006

A Jorge Valín le gusta Somalia

Algún blog de Red Liberal puso a Somalia en su día como ejemplo de país que había logrado seguir adelante sin gobierno leí en un comentario a un texto mío. Me meto en Google y me encuentro con que quien lo hizo fue Jorge Valín. Verdad es que el escrito no es de él, pero ya que lo copia y publica en su blog, es de suponer que está de acuerdo con el autor.

Una de las conclusiones que el escritor saca es ésta: La paz se ha establecido en la mayor parte del país.

Y otra, más fuerte aún: La experiencia en Somalia muestra que hay un sistema político mejor que la democracia.

O sea, que, según el autor, con el que parece que concuerda Valín, Somalia es un país pacífico y un ejemplo a seguir.

Bueno, veamos algunos ejemplos que he encontrado buscando por ahí.

1. Ya fuera en Burundi, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona, Sudán, Uganda o Somalia, se ha secuestrado a niños en la calle o en aulas de colegio, campos de refugiados o campos para desplazados internos. También se han llevado a muchos de su propia casa a punta de pistola mientras sus consternados padres miraban la escena impotentes. Según informes, a otros los han aprehendido cuando jugaban en el vecindario o caminaban por la carretera. Se sabe de niños que han ingresado voluntariamente en las filas del ejército o de grupos políticos armados tras haber sido apartados de su familia y verse expuestos a la pobreza y la quiebra de servicios sociales básicos como los centros educativos y de salud. Una vez reclutados, a la fuerza o voluntariamente, algunos niños son enviados a campos de instrucción y adoctrinamiento militar, donde la mayoría soporta un trato violento. Hay campos donde han muerto niños a causa de las penosas condiciones de vida. Después de varias semanas de instrucción son enviados a la línea de frente para combatir.

2. La peor oleada de violencia de los últimos años en Somalia se cobra más de 100 muertos en cinco días.

3. Estos son los países donde más mujeres sufren la ablación: Somalia 98%, Djibouti 98%, Egipto 97%, Mali 90-94%, Etiopía 90%.

4. Por último, el documento destaca el efecto de los conflictos bélicos, tan frecuentes en la zona, en la vida de las mujeres. En países como Somalía, han sufrido reiteradas violaciones por bandidos e incluso agentes de seguridad en los campos de refugiados.

5. "Si dijera en Somalia las cosas que digo en el parlamento de Holanda, me matarían". Una sola frase que resume el largo camino que ha recorrido Ayaan Hirsi Ali desde que abandonó su país, cuando solo tenía seis años y su marido estaba ya decidido, hasta la Holanda.

6. Se conoce la existencia de violencia contra las mujeres en Somalia.

7. Las mujeres están subordinadas sistemáticamente por la cultura patrialcal extendida por todo el país. La poligamia está permitida, pero no la poliandria. Según las leyes aprobadas por antiguos gobiernos, las niñas podrían recibir herencias, pero sólamente la mitad de los bienes a los que tienen derecho sus hermanos. Según la tradición de los crímenes de honor, si la falecida es una mujer, la familia de la víctima sólo debe pagar la mitad de lo que se debería pagar en el caso de que la víctima hubiese sido un hombre.

8. En Somalia, por ejemplo, una serie de organizaciones feministas vienen combatiendo estas prácticas desde comienzos de los años ochenta, y parece que han sensibilizado a buena parte de la población más educada que la ha abandonado, pero no se ha conseguido que las autoridades tomen medidas enérgicas contra la continuidad de las mismas, a pesarde la definición alcanzada en la reunión internacional de Beijing condenando la MGF como violencia contra las mujeres.

Niños secuestrados para ser incorporados forzosamente a milicias, violencia generalizada, la practica totalidad de las mujeres mutiladas genitalmente, violaciones sin castigo a mujeres, falta de libertad de las mujeres, falta de libertad religiosa, violencia contra las mujeres, discriminación total de las mujeres, desprotección total de las mujeres.

Los anteriores son, repito, solamente algunos ejemplos de la espantosa sociedad somalí. Una sociedad que es puesta como ejemplo de algo parecido al anarcocapitalismo en un artículo copiado por Jorge Valín y publicado en su blog. En fin, así son las cosas. Lo dicho, aunque uno piensa que ya no hay nada que le pueda sorprender, viene un texto en el blog de Jorge Valín defendiendo a Somalia y me demuestra que no es así. Qué cosas.

7 comentarios:

  1. No voy a defender Somalia, principalmente porque ha fracasado y ahora se está convirtiendo en una república islamista, pero el caso es que tu artículo resulta demagógico a más no poder por varias razones:

    1) El artículo es del 2000. Criticar sus tesis por sucesos posteriores puede ser acertado, pero hay que justificarlo.

    2) Lo que viene a decir el artículo, resumiendo mucho, es que Somalia estaba mejor sin Estado que con él. Criticarlo por cosas que ya sucedían antes de que se iniciara el periodo de anarquía resulta falaz. Lo que hay que evaluar no es si Somalia era un paraíso en la tierra, porque nadie ha dicho eso, sino si estaba mejor que antes.

    Ninguno de los ejemplos que enumeras se salva de las críticas que aquí expongo. La tesis de Somalia no me parece muy defendible, pero ante ataques como estos, la verdad es que aparece casi como razonable.

    ResponderEliminar
  2. Venga va, yo le pago un viaje solo de ida a Somalia a Jorge Valin, a condición de que se quede lo menos un año. Pero el de Dani Rodriguez que se lo pague él..

    ResponderEliminar
  3. Un pequeño matiz:

    La poligamia (varias uniones)engloba tanto a la poliándria como a la poligínia. Por tanto, lo que está permitido es la poligamia pero sólo si es poligínica (un hombre con varias mujeres). Si aquel hombre se casa con varias mujeres que son hermanas, se hablaría de poligínia sororal.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. La referencia es muy oportuna, aunque no se trata de una cuestión personal, centrada en el autor de este blog -sometido como todos a la posibilidad de equivocarse.

    Pero la equivocación no es fortuita ni es personal: tiene que ver con las inconsistencias del pensamiento liberal, sobre todo en su "fase" "anarcocapitalista". La relación entre la debilidad del estado y sociedades "liberales" fracasadas está ampliamente documentada. Fukuyama ofreció un compendio muy ilustrativo en una publicación suya de 2004.

    ResponderEliminar
  5. "Criticar sus tesis por sucesos posteriores puede ser acertado, pero hay que justificarlo."

    Así es el debate en el mundo Pateras: los hechos contradicen mi falaz y ridícula visión del mundo; pero quien quiera utilizar esta prueba, debe justificarlo.

    Empiezo a vislumbrar las razones por las que este payaso no pudo terminar la ingeniería.

    ResponderEliminar
  6. Me doy cuenta de que mi comentario fue tan apresurado que vine a escribir lo mismo que tu habías anotado de manera distinta. Lo único que quería decir es que el texto sería más preciso si dijera "la poliginia está permitida pero no la poliandria" porque al estar recogida la poliandria dentro de la poligamia queda contradictorio decir que la poligamia está permitida pero no así una de sus partes constituyentes. En cualquier caso, un matiz.

    Buena idea comprobar como se desenvuelven los paraísos ancap. Me parece que ya sólo les queda cierto modelo feudal en Islandia. Aún así, seguirán dando guerra contra todo el resto de "socialistas" que quedamos.

    Un saludo

    ResponderEliminar