lunes, 11 de diciembre de 2006

El islamismo y las derechos humanos

Si hay algo de valor dentro de la ONU es la Declaración Universal de los Derechos humanos. Pues bien, me gustaría repasar brevemente algunos puntos de la misma, en comparación con el islamismo.


Artículo 2
1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.


Este punto es incumplido sistemáticamente en el islamismo, donde la discriminación en base al sexo es de sobra conocida. La mujer simplemente es un cero a la izquierda. Cuando está soltera, es propiedad del padre; cuando se casa, es propiedad del marido.


Artículo 16
1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.


Ambos puntos violados por el islamismo. Por un lado, las mujeres no disfrutan de iguales derechos en el matrimonio, ya que, como ya he dicho, son propiedad del hombre, quedando a su antojo y sus deseos; tampoco después del matrimonio, pues en caso de divorcio el islamismo otorga todo al hombre y nada a la mujer. Pero lo del "libre y pleno consentimiento de los futuros esposos" es ya una violación más que clamorosa; en el islamismo simple y llanamente el padre elige para su hija a quien debe ser su marido; o, dicho más claramente, el padre decide a que hombre entregará a su hija; no existe, por lo tanto, ninguna libertad de la mujer para escoger libremente a su marido.


Artículo 18
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.


Otra violación islámica clamorosa y terrible. Los musulmanes simplemente no tienen el derecho a dejar de serlo; si lo hacen, se arriesgan a graves penas corporales, de cárcel e incluso la muerte.


Artículo 19
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.


Nadie en los países islámicos tiene este derecho, pues nadie puede hablar contra el islam.


Aquí hemos visto brevemente cuatro importantes artículos y conceptos que son gravemente violados en el islamismo:

1. La mujer es terriblemente discriminada, siendo considerada propiedad del hombre.

2. La mujer no tiene el derecho de casarse con quien libremente ella elija.

3. En el islam ho hay libertad de religión.

4. En el islam no hay libertad de expresión.

Por lo tanto, vemos que la Declaración Universal de los Derechos humanos y el islam son simple y llanamente dos conceptos opuestos. O, dicho de otro modos, que el islam viola constantemente los derechos humanos de las personas que no se somete a sus preceptos.

3 comentarios:

  1. Precísamente reconociendo esta incapacidad los países musulmanes sacaron una declaración de derechos islámicos en los uqe se reconocía la inspiración de la sharia...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Anda que curioso, son los mismos puntos que también viola el cristianismo :D

    ResponderEliminar
  3. venga, todos a echar espuma por la boca contra los moros; cuando en nuestro propio país la cifra de mujeres muertas, asesinadaspor los malos tratos es la más alta de Europa. Esa cifra en los países árabes (he vivido varios años en tierras islámicas) no se acerca a la nuestra ni de lejos. Pero venga, todos a ver la paja en el ojo ajeno ...

    ResponderEliminar