viernes, 4 de febrero de 2005

Condoleezza Rice viaja a Europa, pero no a España

La recién nombrada Secretaria de Estado de Estados Unidos (equivalente a Ministra de Asuntos Exteriores en Europa), Condoleezza Rice, inició viaje ayer 3 de febrero a Europa, Israel y Cisjordania, gira en la que estará hasta el día 10.


Como se puede leer en la página web del Departamento de Estado de Estados Unidos, los países europeos que Rice visitará son Gran Bretaña, Alemania, Polonia, Turquía, Italia, Francia, Bélgica y Luxemburgo.

Al ver la lista de los países europeos rápidamente destacan dos cosas, la presencia y la ausencia. La presencia de Francia y Alemania, los dos países europeos que más se opusieron a la guerra de Estados Unidos contra Iraq para derrocar al dictador Saddam Hussein. Estas dos visitas son muestra de que Estados Unidos quiere recomponer las relaciones con los países europeos, para poder trabajar juntos; también muestran por parte de Francia y Alemania una posición abierta a Estados Unidos, a pesar de su oposición a determinadas decisiones de este país; una posición que se puede calificar así, abierta, porque, a pesar de las discrepancias nunca han llegado a las ofensas, sino que han mantenido esas diferencias dentro del respeto que debe existir en la diplomacia entre países aliados.

Y, por supuesto, la otra cosa que destaca al ver la lista de los países que visitará la Secretaria de Estado es la clamorosa ausencia. España. Y es que, a pesar de la política actual indignamente rastrera de los socialistas españoles hacia Estados Unidos, no consiguen el más mínimo gesto de los americanos. La actitud actual de Estados Unidos y su Gobierno hacia España y el Gobierno español es una sola. Indiferencia, absoluta indiferencia.

Es lamentable que España, después de haber tejido una estrecha relación con Estados Unidos durante los ocho años de Aznar como Presidente de Gobierno (una relación tan privilegiada que el único país del mundo que la superaba era Gran Bretaña), en pocos meses el actual Gobierno la haya tirado por la borda, por hacer la política exterior opuesta. Pero más que lamentable, es miserable la forma como se ha hecho; ofendiendo y agrediendo a Estados Unidos, hasta tal punto que dicho país actualmente nos desprecia sin el más mínimo disimulo.

Ofender y agredir al país más desarrollado económicamente y más poderoso militarmente del planeta no sale gratis. Llegar a molestar a Estados Unidos tanto como para que desprecie y humille públicamente, tiene un precio muy alto. Confiemos en que lo pague solamente el Gobierno socialista, y no el conjunto de los españoles. Al fin y al cabo muchos españoles no nos sentimos para nada identificados con la política exterior lamentable y miserable del Gobierno español.

6 comentarios:

  1. Desde luego es total y absolutamente lamentable. ¿qué le hubiera costado al Gobierno Izquierdista aprovecharse de la gestión de Aznar?

    ResponderEliminar
  2. No teneis ni idea. Condoleezza y Moratinos se encontrarán en la intimidad y tomorán burdeos para celebrar las buenas relaciones con cuba. Lo sé de buena tinta ;-)

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que una de las responsables del campo de Guantánamo no entre en mi país. Menos cosas han hecho algunos etarras y no se les tolera.

    Yo, como español que soy, soy un patriota.
    Quiero a mi país y estoy orgulloso de él.

    Esto no consiste en ir a buscar al matón de la clase y hacerle una felación para que me proteja. Tampoco en cantar el himno con la bandera con el águila.
    Esto consiste en que España es un país independiente y toma sus propias decisiones.

    Ofender (que no agredir, que para agresiones la suya del 98) al país más poderoso del mundo no sale gratis.

    Obedecerle tampoco. Somos España, no EEUU. Si quieren que nos metamos en su guerra que nos paguen de antemano. Eso se llama trabajo: Contratan a nuestro ejército y se lo alquilamos.

    Si EEUU dice A y nosotros decimos B, podemos decir B aunque EEUU quiera que digamos A o podemos decir A para que no vengan a pegarnos. Yo tengo orgullo, tu quieres dinero.

    Ojalá pagueis vosotros los desatinos de este gobierno, como nosotros pagamos los del vuestro.

    ResponderEliminar
  4. Coincido una vez más con José García Palacios. Y por lo tanto, Rolando, contigo discrepo bastante. Que yo sepa España es un país independiente desde hace mucho, eso ya lo sabemos todos. De hecho estos días de discusiones a propósito del plan Ibarretxe/ETA, lo que intentamos defender es que la soberanía nacional siga residiendo en el pueblo español.

    Dicho lo cual, como nación independiente, España a través (como es legítimo) de su gobierno decidió libremente acudir a la POSGUERRA, porque recuerdo que el primer soldado que pisó Iraq llegó en un buque hospital para atender heridos en Basora cuando la guerra concluido. Así que de ir a la guerra nada. Esa cantinela para otros.

    Otra cosa es tomar la opción de ayudar a tus aliados a reconstruir la situación del país, entre otras cosas, manteniendo la seguridad. ¿Cómo? Pues patrullando las calles mientras formas a la policía del país. Si es que es muy sencillo.

    Cada uno puede pensar lo que quiera, pero algunas alternativas no me parecen muy brillantes precisamente: el ejército no se alquila, tiene una función concreta, servir a su país y hacerlo del mejor modo posible, y esto último incluye supeditarse sin rechistar a las órdenes de un gobierno civil.

    Ah, y por cierto, el mundo árabe, tan maltratado, voló las embajadas de Kenia y Tanzania antes de que llegara Bush al gobierno. Y el atentado de Madrid se planeó con dos años de antelación, antes del comienzo de la guerra de Iraq. Y los únicos desatinos que han pagado los americanos fueron los del gobierno Clinton, minimizando los riesgos de amenaza terrorista y no interviniendo antes donde era posible hacerlo.

    En Iraq, la fórmula que se sigue es la de extender la democracia (debería añadírsele también extender la libertad). Y eso no tendría que ser una opción en la que nos pagaran un alquiler por colaborar: tendría que ser una obligación moral.

    Saludos

    P.S. : ¿Rice no viaja a España? Lógico que no venga con la situación política actual, ¿de qué podría hablar con Moratinos? ¿A qué vendría a España? Desde luego a visitar a la sexta flota no. Y a entregar los 600 millones del contrato por su reparación y mantenimiento tampoco.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, Topgun, si Zapatero y los suyos no hubieran pecado de extremismo, lo único que tenían que haber hecho era esperar a la resolución de la ONU, y quedarse en Iraq, aprovechándose de la posición de privilegio que les dejó Aznar.

    Luis I. Gómez, creo que tienes razón. Moratinos y Rice se ven en secreto, y Zapatero y Bush también. Las relaciones entre España y Estados Unidos van de maravilla. Por el mar corren las liebres y por el campo las sardinas. :-)

    Lo que pasa, Rolando, es que la actual política exterior del gobierno socialista español hacia Estados Unidos tiene un adjetivo. Rastrera. Y Estados Unidos no se cansa de humillar a Zapateros y a Moratinos. Lo que hizo el gobierno socialista, al desertar de Iraq, al apostar por la derrota de Bush, al ofender a Estados Unidos con las declaraciones por la retirada de su bandera del desfile, y al pedir Zapatero a los demás países desde Túnez que también desertaran, tiene varios nombres, y el más suave es que fue una majadería. Y lo demuestra que ahora están humillándose ante Bush y Rice para conseguir una entrevista o una foto. Se puede estar en acuerdo o desacuerdo con la política exterior (yo estoy en desacuerdo, como está claro), pero hay que mantenerla con dignidad. Ni ofender a Estados Unidos ni humillarse ante ese país. Y el gobierno del PSOE ha hecho las dos cosas, que tiene mérito. Y termino con un deseo: Ojalá nadie tenga que pagar los desastres de este Gobierno.

    ResponderEliminar
  6. Kasulibes, muy acertado tu comentario, y tu puntualización de que España participó en la postguerra iraquí, para ayudar en funciones de seguridad. También muy buenos los apuntes de que el mundo árabe atacó intereses estadounidenses desde mucho antes de la llegada de Bush. Es más, Bush era partidario de un casi aislamiento internacional de Estados Unidos, hasta que llego el 11 de septiembre del 2001 y pasó lo que pasó. Es totalmente destacable el proceso electoral y democrático que vive Iraq actualmente; Estados Unidos ha depositado el futuro en las manos de la ciudadanía iraquí; está por ver lo que hacen con él, pero eso ya es decisión de ellos; antes la decisión era de Saddam que velaba por los intereses de una minoría, la suní. Mientras tanto Zapatero haciendo que nuestro ejército deserte y animando a los demás a la deserción. Sobre Rice y su ausencia de España, por supuesto que es totalmente normal; Estados Unidos visita a sus aliados importantes (aunque discrepen de su política), y España por ahora ni es aliado ni es importante, no es nada.

    ResponderEliminar