viernes, 18 de febrero de 2005

Irán y Siria, dos de un golpe para Estados Unidos

Muy bueno el artículo en Areopagítica titulado "El eje del mal cobra cuerpo", acerca del acuerdo entre Irán y Siria de hace dos días para más o menos una defensa mutua en caso de ataque por parte de Estados Unidos.

Ahora bien, no creo que ese acuerdo preocupe de manera extraordinaria a Estados Unidos. De hecho lo que ayer dijo la Secretaria de Estado americana, Condoleezza Rice, a Siria es que los sirios ya les empiezan a tocar las narices en demasía a los estadounidenses y que eso puede tener consecuencias bastante desastrosas para ellos.

Porque la frase de Rice no puede ser más clara: "Los sirios tienen que comprender que Estados Unidos es muy serio con respecto a las actividades de Siria que puedan dañar a nuestras fuerzas". Ya se sabe que a buen entendedor, con pocas palabras bastan.

Sobre la creciente tensión entre Estados Unidos e Irán, de todos es sabido el proyecto nuclear iraní, que Estados Unidos considera con toda razón una amenaza para ellos. Y todo apunta a que en breve plazo, incluso este mismo año, Irán podría tener capacidad nuclear militar, algo que por supuesto Estados Unidos no está dispuesto a tolerar.

Al respecto, volviendo a Condoleezza Rice, sus declaraciones sobre los iraníes del 9 de febrero no dejan lugar a dudas: "Deben entender que las conversaciones que mantienen con los europeos no van a ser una especie de vía ancha que les permita continuar con sus actividades, que esto va a tener un final y que van a acabar en el Consejo de Seguridad".

Vamos, que Estados Unidos está dispuesto a hacer frente, unidos o por separado, a Siria y a Irán. Y es que, a diferencia de otros países, Estados Unidos no se achica ante un gran desafío... o dos a la vez.

Estaba leyendo un artículo bastante atrasado (y bastante antiestadounidense para mi gusto, dicho sea de paso), pero del que quiero destacar este párrafo:

Este año, Estados Unidos se gastará 442.000 millones de dólares en Defensa. Es decir, más que todos los demás países del mundo juntos. El Pentágono, con un personal cercano a los dos millones de personas -de los que 1,4 millones son soldados-, absorberá el 20% de todo el gasto del Gobierno federal estadounidense.

Estamos hablando, por lo tanto, de que Estados Unidos dedica más dinero a su ejército que todos los demás países del mundo juntos. Y eso quiere decir nada más y nada menos que Estados Unidos podría hacer perfectamente frente a una guerra contra el resto del mundo unido.

Visto lo visto, no creo que sea un grave problema la alianza entre Irán y Siria. Lo que podría suceder, si la recién nacida alianza sirio-iraní amenaza en exceso a Estados Unidos, es que al final a iraníes y a sirios les saliera el tiro por la culata, porque el gigante americano decidiera acabar con los dos de un golpe. Capacidad militar y económica tiene de sobra.

4 comentarios:

  1. Agregada al canala 'Política'

    http://www.bitacoras.com/canales/politica/

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Y no olvides que previsiblemente contaría con una gustosa colaboración de Israel, que tampoco es precisamente la dama de las camelias, militarmente hablando.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por agregar mi blog a la sección de "Política" en bitacoras. com

    Así es, Daniel, Israel no es moco de pavo en cuanto a su ejército. Vamos, que Irán y Siria no son rivales para Estados Unidos, ni juntos ni por separado.

    ResponderEliminar
  4. Todo aquel que posee armas es una preocupación para los Estados Unidos. Cuando fueron a Iraq con el pretexto de ir en busca de las armas de destrucción masiva de ese país (claro que en realidad iban a otra cosa), los gringos se sorprendieron al ver que si bien no tienen armas de destrucción masiva, tienen por lo menos armas. Y ahora hay que ver la chinga que les están dando los iraquíes.

    Lástima que Estados Unidos se crea dueño del mundo. Ahora es Irán, mañana nosotros.Y como diría el chavo del ocho " y ahora, ¿quién podrá defendernos?

    Tu página es muy interesante, saludos!.

    ResponderEliminar