viernes, 11 de febrero de 2005

¿Pero es que Moratinos no se cansa de hacer el ridículo?

Lo de Moratinos ya es casi increíble. Uno no sabe si reír o llorar. Reír porque las payasadas de este hombre son para nota, y alta. Llorar porque desgraciadamente es el máximo representante a nivel ministerial de España en el exterior.

No ha sido suficientes todos los desaires sufridos por la diplomacia española a manos de los Estados Unidos. El último, que Condoleezza Rice ni se haya planteado viajar a España en su visita a Europa.

Pues Moratinos, con ocasión de la reunión de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN, no dudó en correr detrás de la Secretaria de Estado norteamericana, primero para saludarla y después para mantener una conversación de "4 ó 5 minutos", en palabras del propio Moratinos. Todo ello habla de la falta de dignidad aplastante que sigue presidiendo la diplomacia española hacia Estados Unidos, país que, con toda razón, desprecia profundamente a los dirigentes españoles y no se molesta en disimular dicho desprecio.

Y es que si el dicho de que vale más una imagen que mil palabras es cierto, esta fotografía de Rice y Moratinos lo dice todo:



La falta de dignidad de Moratinos y el desprecio de Rice quedan patentes.

Pues bien, el ridículo de Moratinos se extiende aún más cuando dice que esa conversación "de 4 ó 5 minutos" sirvió nada más y nada menos que "para fijar un poco la agenda que España y EEUU quieren seguir desarrollando". Y es que parece que 4 ó 5 minutos dan para mucho.

Ya van dos ridículos en la misma noticia. El del desprecio de Rice a Moratinos (uno más) en el buscado por Moratinos encuentro entre ambos, y las declaraciones del propio titular de Exteriores al respecto. Pero hay un tercero. Y es que no tiene desperdicio:

Dejó claro que "no hay un encuentro bilateral formal previsto" entre Zapatero y Bush, pero indicó que confía en que se produzca, al igual que hoy con Rice, "el mismo tipo de reunión" entre ambos mandatarios el 22 de febrero en la sede de la Alianza Atlántica.

O sea, que las aspiraciones de la diplomacia española a nivel de relaciones presidenciales entre España y Estados Unidos, es que Zapatero corra detrás de Bush en una cita internacional, para conseguir una entrevista de unos 4 ó 5 minutos.

Tres ocasiones, tres, para hacer el ridículo de Moratinos en la misma noticia. Todo un récord.

Aunque Zapatero le sigue de cerca, cuando dice que no es útil para las relaciones entre España y Estados Unidos analizarlas "con un cronómetro". ¡Cuando el que habló de la reunión de los "4 ó 5 minutos" fue el propio Moratinos!

Aunque evidentemente lo malo no es constatar la realidad, sino la realidad misma. Cosa que parece ignorar Zapatero. Y lo que él hace es, simple y llanamente, intentar tapar el sol con un dedo. Las relaciones entre Estados Unidos y España no existen, por culpa de el gobierno socialista; y ese mismo gobierno socialista hace todo lo posible a nivel de gestos, hasta la humillación, para acercarse a Estados Unidos.

Lo que debería hacer la diplomacia española es exactamente lo contrario de lo que está haciendo. Mantener la dignidad ante Estados Unidos y cambiar la política exterior española (acercándose a los intereses estadounidenses y huyendo de países como Cuba y Venezuela). Pero no, se mantiene una política exterior errónea (lejos de los intereses estadounidenses y cerca de países enemigos de Estados Unidos), y a la vez se pierde toda dignidad en el trato con los dirigentes del país americano.

¿Puede ser peor la política exterior del gobierno socialista que padece España? Por supuesto que sí. Toda situación tiene en sí misma la posibilidad de empeorar. Y probablemente tendremos ocasión de verlo con Zapatero y Moratinos.

¡Qué lamentable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario