domingo, 22 de mayo de 2011

El final de los indignados


Están debatiendo cuando van a terminar la protesta. Yo lo tengo bastante claro. Pasada la jornada electoral, o poco después, cada uno a su casa... hasta la próxima jornada electoral. Así de simple.

Hay que seguir identificando al PP con todo el desastre en el que el PSOE ha convertido España en siete años de Gobierno. Hay que seguir diciendo que todos son iguales. Hay que seguir metiéndoles en la cabeza a la gente que los que vienen lo harán igual (tal vez hasta peor) que los que están ahora. Y todo ello sobre todo cuando haya elecciones.

Me puedo equivocar, pero mucho me temo que después de la jornada electoral de hoy pasarán a un estado de "invernación" a la espera de que lleguen las próximas elecciones, las generales, donde de verdad se corta el bacalao y que será lo hora de la verdad. Será entonces cuando volverán a cobrar vida, probablemente con mucha más fuerza que ahora.

2 comentarios:

  1. Tiene su lógica que el psoe, ante la ausencia de oposición ideológica, el tal zp, se haga su propia oposición. Y lo hace con la elegancia demagógica que le caracteriza, metiendo a toda la clase política en el estercolero creado por el propio psoe durante las dos últimas legislaturas. Los del psoe son así de chulos: “nosotros los socialistas hemos creado esta situación, pero los culpables somos todos”.

    El fascista y totalitario psoe sabe, que ideológicamente hablando, vencidos ideológimente los partidos de derechas, el objetivo ahora es la sociedad civil. Eso es lo que han querido significar con sus tenderetes de feria: dar la impresión de que es la sociedad civil la que habla.

    Las derechas, todas, han tenido dos legislaturas para movilizar a la sociedad civil... y no lo han hecho. Las derechas saben que lo que identifican a las izquierdas es su habilidad para las fragmentaciones sociales. Las izquierdas saben que lo que identifica a las derechas es su objetivo de crear grandes identidades sociales. Las izquierdas llevan cuarenta años evitando esa posibilidad a las derechas.

    Perdidas las elecciones del 2004, el pp lo primero que hizo fue destruir los propios símbolos de sociedad civil que internamente tenía. Ahogó todas las fuerzas sociales que clamaban justicia contra los sanguinarios de Eta... debilitó la identidad nacional de instituciones comunes (como la lengua, la historia, la educación, etc.)... intensificó la fragmentación del mercado español (aprobando modificaciones estatutarias allí donde gobernaba)... entre otras cosas.

    Los peleles de las derechas españolas (léase todos sus líderes, muy en concreto, las derechas nacionalistas), quieren hacer creer a la sociedad civil, que basta con saber gestionar bien los recursos económicos para ganarse a los ciudadanos. La sociedad es algo más complejo que llevar bien las cuentas. Y ello lo saben muy bien las izquierdas. Las izquierdas están para hacer política real, es decir reingenierías sociales, para las minucias económicas están las derechas.

    Ayer estuve en Barcelona en la Plaza de Cataluña, viendo los tenderetes del fasciosocialismo, sus bengalas y tracas, sus “espontáneos” grupos musicales, por supuesto, todo ello controlado también “espontáneamente” por policía del tal Rubalcaba. ¿Dónde estaban las derechas nacionalistas de CIU? ¿Dónde las banderas catalanas? Eso sí, banderas con la hoz y el martillo del partido más asesino de la historia de la humanidad no faltaban, ni en Barcelona ni en Madrid.

    Si realmente los “indignados” lo estaban con las clases políticas, deberían realizar sus “protestas” delante de los parlamentos (son las casas de las castas políticas). No, los indignados estaban en la plaza del “pueblo” en la plaza de Cataluña de Barcelona y en la plaza de Sol, en Madrid... porque ellos son el “pueblo”.

    Para la izquierda no hay sociedad civil fuera de su concepto de “pueblo”. Ese es el objetivo de guerra de la izquierda: acabar con todo vestigio de sociedad civil fuera de dicho concepto ideológico.

    El psoe sabe que las derechas hace ya décadas que no son oposición ideológica a las izquierdas (sólo son oposición de partido). Limpio el camino, ahora vienen a por la sociedad civil. Para el fascista psoe, su “guerra civil” no ha hecho más que empezar.

    Pablo el herrero

    ResponderEliminar
  2. Esto empezó en un principio con el No les Votes, contra la Ley Sinde mordaza de Internet. Y rápidamente se ha desviado a pedir la III República, nacionalizar empresas y vivas a la Memoria Histórica y otras marxistadas del siglo XIX.

    O sea, una patochada.

    ResponderEliminar