lunes, 9 de mayo de 2011

Zapatero no tiene la culpa de la crisis económica

Me parece verdaderamente triste y lamentable que Zapatero vaya a salir de La Moncloa por la única cosa de la que no es culpable. No digo que no haya tenido culpa en agravar el problema, por su política del avestruz en esta cuestión; pero en sí el primer culpable no fue él, ya que fue (y sigue siendo) un gravisimo problema cuya víctima ha sido el mundo entero.

¿Y por qué digo que me parece triste que esta cuestión le esté costando a Zapatero su Presidencia? Pues porque creo que hay motivos más que suficientes y mayores sin tener que echar mano de la cosa económica para que este hombre hubiera tenido su deslojo de La Moncloa asegurado desde hace muchísimo tiempo.

En materia social, Zapatero ha devaluado la insititución del matrimonio, abriéndola a parejas del mismo sexo. En matería del derecho a la vida, Zapatero se lo ha negado a los no nacidos hasta las 14 semanas. En política exterior, Zapatero ha elegido como amigos a regímenes como el cubano, el boliviano o el venezolano. En política antiterrorista, Zapatero ha negociado y negocia con terroristas. En cuestión del castigo a los culpables, Zapatero no ha movido ni un dedo para endurecer las penas de los culpables de terribles asesinatos (sino todo lo contrario, por ejemplo con la aberrante Ley del Menor). En lo que se refiere a España como nación, Zapatero ha troceado este país de facto. En lo que respecta a la libertad de usar el español siempre que uno quiera, Zapatero ha permitido sin mover un solo dedo que la misma se vea seriamente atacada en las autonomías con otra lengua. En cuestiones educativas, Zapatero ha entrado a saco en las escuelas con adoctrinamiento a los jóvenes y niños.

Podríamos seguir, pero los anterior son solamente algunos ejemplos del daño, tal vez irreparable, que Zapatero ha hecho a España. ¿Y? Pues nada, que parece que a los españoles esa larga lista de despropósitos, achacable por completo a Zapatero, a él solito, no les importa demasiado. Lo importante es la crisis económica. Y eso me parece triste. Y me lo parece porque tengo la impresión que de no ser por la crisis económica Zapatero, a pesar de todas sus muchas tropelías, hubiera tenido asegurada su permanencia al frente del Gobierno de España.

Algo anda mal en un país, en una sociedad, cuando a un elemento como Zapatero hay que moverle del sillón... por cuestiones económicas.

3 comentarios:

  1. Me alegro que desde Houston se vean algunas cosas como se ven desde Madrid. Pero todo lo que ves es lo que menos me preocupa. Lo que más me preocupa de los socialistas no es lo que hacen desde el gobierno. Al fin y al cabo, si bien es cierto que el gobierno, para quien quiere abusar, da mucho poder para ello, también el gobernante está mímamente controlado por los parlamentos. Pero quien abuso y mucho desde el poder con luz y taquígrafo, estoy plenamente convencido que es más peligroso en las sombras de la oposición... sin control alguno.

    Siempre he tenido claro que en el socialismo sólo pueden estar dos clases de personas: los ingenuos y los fanáticos.

    Leer a Marx, es difícil, desde una lectura de lo evidente ponerle una sola coma a su discurso. Es un discurso religioso... y por lo tanto, es un discurso perfecto. En los discursos religiosos los ingenuos votan a quien dice defenderlo y los fanáticos se sienten legitimados para legalizar millones de asesinatos y implantar estados totalitarios. Ello es la principal características del marxismo.

    No hay epistemológicamente hablando, ninguna diferencia, por ejemplo, entre la lectura del Corán y la lectura del Capital. Son idénticos discursos religiosos. Los dos exigen creyentes, no mentes libres.

    Por eso dicho discurso se perpetúa como una plaga en el espacio y en el tiempo en paralelo a sus genocidas actuaciones.

    ¿Dónde está la trampa de dicho éxito si en nombre de dicho discurso perfecto sólo en el siglo XX fueron asesinados directamente y quemarropa más de cien millones de seres humanos? Mao sólo en seis mató a cincuenta millones de chionos, y además está Camboya, y Vietnam y Cuba y la Unión soviética... y esos sólo los asesinados a bocajarro. Los muertos generados por hambrunas intencionadas y sistemáticas como las de Ucrania, China, Camboya, etc... pasan de de doscientos millones de muertos en el mundo entero durante el siglo XX.

    Y no hay ninguna diferencia actitudinal entre dichos ingenuos y fanáticos porque ellos se definan indistintamente como marxistas, comunistas, socialistas, socialdemócratas o progresistas. Todos miméticamente materializan sus correspondientes conductas totalitarias y de apoyo a los totalitarios tal como afirman los correspondientes versículos del Capital. Que al fin y al cabo como buen Corán se sintetiza en un único mandato: es legítimo matar al infiel.

    Por eso no importan los muertos, sean éstos por asesinatos, por hambrunas, por gulags, por campos de reeducación, por las checas... o por las eutanasias, los abortos, los suicidios asistidos y muertes dignas. ¡Qué más da! Cuanto antes terminemos con todos los infieles al marxismo, más cerca tendremos el paraíso... afirman.

    Amigo Antonio, termino como las películas de Houston. “Cualquier parecido de lo dicho que pudiera tener que ver con zp y el psoe... es pura coincidencia”.

    Un cordial saludo.

    Pablo el herrero

    ResponderEliminar
  2. Podrias haber aãadido un par de cosas mas importnates en mi opinion:

    -el uso de los medios de comunicacion publicos para fiunes partisanos

    -la estrategia de tension y de sembrar odio entre los espanoles. Vivo fuera de Espan,a y quedo halucinado cuando veo el nivel de vlolencia verbal por parte de la izquierda asi como cosas como formar cordones sanitarios contra al oposicion democratioca aliandose con comunistas, separatistas y racistas.

    ResponderEliminar
  3. Zapatero es culpable por copiar el modelo gringo por eso españa se fue al tacho

    ResponderEliminar