lunes, 16 de mayo de 2011

Huckabee no estará en la lucha por la Presidencia de Estados Unidos

El sábado saltó la gran sorpresa en las filas republicanas con el anuncio que hizo Mike Huckabee de que no intentará conseguir ser Presidente de Estados Unidos en las elecciones del próximo año. De este modo el Partido Republicano pierde uno de los dos más importantes candidatos actuales según las encuestas de cara a las primarias de este partido (el otro es Mitt Romney).

¿Las razones para que Huckabee renuncie de forma sorprendente a intentar ganar esta carrera presidencial? No recuerdo en qué periódico leí que tiene una excelente posición económica y un no menos excelente presente y futuro laboral. Pero no creo que eso sea todo. Sospecho que el hecho de que Obama esté subiendo en popularidad desde la muerte de Bin Laden, así como que haya ampliado su ventaja sobre él mismo desde 3.2 puntos entonces hasta 7.0 ahora (más del doble en menos de dos semanas) ha sido determinante para la decisión de Huckabee.

¿Y ahora qué? Pues los republicanos han perdido al gran aglutinador del voto evangélico, al menos por ahora. No creo que Romney pudiera conseguirlo, ya que es mormón. Y es que los votantes estadounidenses en general y los republicanos en particular le dan mucha importancia al asunto de la religión del candidato. Ese "voto evangélico" (sin el que tienen muy difícil la victoria los republicanos) lo podrían conseguir tal vez Michele Bachmann o Sarah Palin, pero es que en las encuestas a la primera Obama le saca 17 puntos de ventaja y a la segunda nada menos que 19.5.

Ahora mismo el candidato mejor posicionado para enfrentarse a Obama sería el mencionado Mitt Romney, y si Huckabee tenía pocas posibilidades de batir al actual Presidente, Romney creo que tiene menos. De hecho en estos momentos Obama le saca 5.5 puntos de ventaja.

Puestas así las cosas al candidato republicano, sea Romney o sea otro, tan solo le queda esperar a que suene la flauta de que Obama caiga en desgracia por alguna cuestión, como pasó cuando George Bush padre se enfrentó desde la Presidencia con Bill Clinton y contra todo pronóstico ganó este último. Pero personalmente no creo que sea lo que suceda. Más bien pienso que las próximas elecciones van a ser semejantes a las que se enfrentó George Bush hijo siendo ya Presidente, en las que barrió a John Kerry (¿alguien se acuerda de él?). Pues eso, que mucho me temo que lo único que hagan los republicanos sea buscar al candidato perfecto para caer derrotado claramente ante Obama.

En cualquier caso desde ahora hasta las elecciones de noviembre del año próximo muchas cosas pueden pasar, sobre todo tomando en cuenta que los votantes estadounidenses cambian el sentido del voto en función de cuestiones muy prácticas del día a día, dado que en su gran mayoría carecen de ideología y se guían por el sentido común. Por lo pronto la carrera por la nominación republicana está más abierta que nunca. Y, como siempre digo, todo esto me parece verdaderamente apasionante como sencillo espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario